¿cómo cuidar el suelo pélvico?

prevención en el día a día

Como ocurre en la mayoría de casos, la prevención es la clave de una buena salud perineal.

 

Ejercitar periódicamente esta musculatura, tenerla en cuenta en el día a día y no someterla a grandes esfuerzos, son las claves del éxito. Pero para ello, hay que conocerla, y no solo conocerla sino también reconocerla, sentirla y saber ejercitarla.

 

Debemos saber que hay ejercicios, que en sí, resultan perjudiciales para esta zona, y son todos aquellos que implican impacto (aeròbic, steps, running, etc.) o grandes aumentos de presión abdominal (levantamiento de pesos, abdominales tradicionales, etc.).

Como ya hemos comentado en la sección ¿QUÉ ES? , debido a la anatomía femenina, este tipo de deporte está desaconsejado para la mujer.

 

Existen otro tipo de actividades, de bajo impacto, que a priori no se desaconsejan. Sin embargo, si la mujer que las realiza no tiene un buen esquema corporal, y no conoce en profundidad y controla su suelo pélvico, puede ser que estas actividades en apariencia inofensivas, resulten igualmente perjudiciales para ella.

 

Tengamos en cuenta que hay muchos otros factores que influyen en el suelo pélvico, no sólo las actividades deportivas. Factores tan comunes como la tos crónica o el sobrepeso influyen negativamente en el mismo.

 

prevención en el embarazo

Hay periodos en la vida de la mujer, en los que el suelo pélvico está especialmente expuesto, y podríamos decir que el principal es el proceso de la maternidad.

 

Durante el embarazo el suelo pélvico está expuesto a una serie de cambios hormonales que junto al aumento de peso del útero, hacen que se encuentre en una situación desfavorable.

 

El proceso del parto, implica directamente a esta musculatura, pues es la que se distiende para permitir la salida del bebé. A veces hay que sumar algún pequeño desgarro o un corte de quirófano (episiotomía) que dejará su pertinente cicatriz.

 

Por todos estos motivos, es especialmente importante cuidar el suelo pélvico durante esta estapa.

prevención en el postparto

En el postparto, se arrastra todo lo mencionado en el embarazo, y por tanto, es un período en el que hay que tener un especial cuidado de esta zona y no caer en el error de realizar actividades físicas incorrectas, ya que esto puede traer malas consecuencias a nivel de función.

 

Es importante que un fisioterapeuta especializado realice una valoración del estado y funcionalidad del suelo pélvico. Éste elaborará una pauta personalizada de ejercicios para asegurar una correcta recuperación.

 

No hay que confundir esta valoración con la famosa "visita postparto" al ginecólogo o a la matrona, ya que estos profesionales se encargan de comprobar que todas las estructuras internas hayan vuelto a su posición original después del parto y que la posible cicatriz esté cerrada, pero no de la funcionalidad del conjunto abdomino-pélvico.

prevención en la menopausia

Los cambios hormonales de la menopausia afectan a la calidad de las estructuras del suelo pélvico, viéndose por tanto afectado.

 

Una de las facetas más afectas suele ser la salud sexual de la mujer.

 

Es interesante que la mujer, ya sepa o no reconocer los signos de ese deterioro, realice una revisión con el fisioterapeuta especializado para que pueda valorarla y orientarla en su salud perineal.