el postparto después de cesárea

El postparto es un proceso orientado a la recuperación de la faja abdominal y del suelo pélvico, tanto a nivel de estructura cómo de función.

 

Tanto la faja abdominal cómo el suelo pélvico se ven afectados por los grandes cambios y exigencias del embarazo, así que la recuperación postparto no se centra en recuperar sólo un suelo pélvico desgarrado o con episiotomía, sino que trata de devolver a todas las estructuras a su estado inicial.

 

Cómo explicamos en el apartado de salud abdomino-pelviana, la faja abdominal y el suelo pélvico trabajan cómo una unidad, es decir, que si uno está en mal estado, el otro acabará también debilitándose pudiendo aparecer así distintas disfunciones.

 

La mujer que ha tenido un parto por cesárea, debe poner énfasis en la recuperación de su faja abdominal, la cual ha recibido además una incisión para poder sacar al bebé a través de ella. Por supuesto, también debe tener en cuenta su suelo pélvico, el cual ha estado sometido durante meses a un sobreesfuerzo debido al peso y a la presión abdominal del embarazo. 

masaje de cicatriz

El tratamiento de la cicatriz abdominal a menudo pasa por alto, sin embargo es algo de suma importancia para evitar adherencias, disfunciones y posibles complicaciones, además del aspecto estético de la misma.

 

Aquí te mostramos cómo realizar el masaje. Éste consiste principalmente en intentar despegar los tejidos para evitar adherencias una vez la cicatriz no tenga puntos y esté seca.

  • En un primer paso realizaremos una pinza entre el dedo índice y el pulgar, colocando uno a cada lado de la cicatriz, y estiraremos suavemente el tejido.
  • Después, colocando un dedo en cada lado de la cicatriz, presionaremos y estiraremos del tejido en sentido opuesto uno del otro.

A menudo se recomienda aceite de rosa mosqueta cómo cicatrizante, aunque debemos tener la precaución de aplicarlo después de realizar el masaje, ya que si lo aplicamos antes actuará cómo lubricante y no podremos estirar correctamente los tejidos.