PORTEO

Llamamos porteo al hecho de transportar al bebé sobre nosotros mismos, a menudo con la ayuda de algún portabebés.

 

El porteo asegura un contacto constante entre el bebé y el adulto, lo que conlleva innumerables beneficios.

 

Actualmente su uso se está extendiendo en nuestra cultura y cada vez vemos a más mamás y papás porteando por las calles, incluso podemos ver a mujeres famosas fotografiadas porteando a sus bebés, aunque lamentablemente, en muchas ocasiones no se usan los dispositivos adecuados y no se realiza el porteo de forma segura para el bebé.

En este apartado intentaremos dar las bases para fomentar el porteo ergonómico, el cual resulta beneficioso y es totalmente seguro para el bebé.


PORTEO ERGONÓMICO

El porteo ergonómico es aquel que asegura una postura adecuada tanto al bebé cómo al adulto.

 

POSTURA ERGONÓMICA PARA EL BEBÉ:

 

  • Una de las principales características del porteo ergonómico es que protege el desarrollo de las caderas del bebé.

La posición fisiológica del bebé es la llamada postura de "rana", que es la postura natural que permite al adulto llevar al bebé en la cadera. Esta postura se caracteriza por  una flexión de cadera de más de 90º (unos 100º aproximadamente), unos 45º de abducción (es decir, apertura) y flexión de rodillas. En esta postura, la cabeza del fémur del bebé se sitúa correctamente en la articulación y favorece el correcto desarrollo de la misma. 

  • La postura natural de la espalda del bebé es ligeramente curvada (en cifosis). Para ello, es necesario que su pelvis esté ligeramente basculada, de modo que apoye el peso en la parte de atrás y el periné esté parcialmente apoyado en el adulto.

Para mantener esa ligera cifosis, y dar apoyo a todos los puntos de la columna, el portabebés debe estar correctamente tensado, de lo contrario, la cifosis será excesiva y el bebé no tendrá el apoyo suficiente en su espalda.

El abdomen del bebé debe estar en contacto con el cuerpo del adulto.

  • Si el bebé aún no sostiene la cabeza o está dormido, ésta debe ir sujeta, de forma firme pero suave contra el cuerpo del adulto.

Para evitar el riesgo de asfixia, es recomendable que la cabeza del bebé esté a la altura de la barbilla del adulto y que la cara esté siempre visible, de modo que pueda haber contacto visual y nos aseguremos de que la nariz del bebé esté libre para la correcta circulación del aire.

 


PORTABEBÉS ERGONÓMICOS

  • Deben respetar las características comentadas anteriormente.
  • Deben ser regulables para que el adulto pueda adaptarlos a su cuerpo.
  • Deben ser regulables para adaptarse al crecimiento del bebé
  • Deben ser cómodos y agradables para el bebé y el adulto.

tipos de portabebés

Aquí tenéis un cuadro resumen de las características de los principales portabebés. (Tomado de Pediatría integral 2014; XVIII (10): 779)


videoconsejo

Aquí teneis el videoconsejo del Colegio de Fisioterapeutas referente al porteo infantil.