Posturas de parto ¿cuál es mejor?

Posturas de parto ¿cuál es mejor?

Leer más 0 comentarios

¿Cómo escoger las clases de preparación al parto?

Hacia la mitad del embarazo, las mujeres acostumbran a iniciar la que en ocasiones se convierte en la dificultosa tarea de búsqueda de un centro para realizar las clases de preparación al parto, también llamadas de educación maternal.

 

Los principales criterios que se acostumbran a tener en cuenta son la proximidad del centro al domicilio, los horarios en los que se realizan las clases, las tarifas, y la posibilidad de acceder a las clases a través de la mutua privada de salud en el caso de disponer de la misma.

 

Aunque, debemos plantearnos si son estos puntos los más importantes a tener en cuenta al escoger dónde nos vamos a preparar para nuestro parto y futura maternidad/paternidad, ya que hay otros factores que debemos contemplar en el momento de seleccionar un centro de preparación maternal para que nuestro paso por el mismo no se convierta en una experiencia vacía e infructuosa, dejándonos así la sensación de haber perdido el tiempo o de no haber obtenido una información útil para nosotros.

 

 

Un buen curso de educación maternal debe cumplir con las siguientes premisas:

 

  • Aceptar la asistencia de ambos miembros de la pareja (en caso de existir), no exclusivamente de la madre.
  • Hacer partícipe a la pareja (en caso de existir) en todo el proceso del parto y postparto.
  • Ofrecer información objetiva y veraz, siguiendo las recomendaciones generales de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

 

En cuanto al programa, la preparación al parto debe incluir:

 

  • Información y recomendaciones generales para el embarazo
  • Información y recomendaciones generales para el parto (incluido el plan de parto)
  • Ejercicios de movilización pélvica
  • Ejercicios respiratorios (movilización diafragmo-torácica y trabajo de la gestión respiratoria en el parto)
  • Ejercicios circulatorios
  • Ejercicios de suelo pélvico
  • Masaje perineal
  • Ejercicios y posturas de dilatación
  • Técnicas de pujo
  • Técnicas de relajación y otras técnicas para afrontar el parto
  • Información y recomendaciones generales para el postparto
  • Lactancia
  • Cuidados y necesidades básicas del recién nacido

 

Estos son los principales puntos a tener en cuenta para escoger un centro de preparación al parto y sacar el máximo partido de la experiencia, que sin duda ayudará a nuestra salud física y crecimiento personal

 

Es importante que al solicitar información acerca del curso, el centro nos pueda facilitar el programa con toda la información y el contenido detallado del mismo para poder valorar y decidir si ese es el lugar indicado para nosotros.

 

 

Leer más

NO BAJO EL RITMO PORQUÉ ME ENCUENTRO BIEN

Leer más 0 comentarios

¿Embarazada? ¡Sobrevive al verano!

 

Si estás embarazada, con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas es posible que sufras algún malestar añadido, especialmente si te encuentras ya en el último trimestre de embarazo.

 

Aquí te dejamos algunas recomendaciones saludables a tener en cuenta para pasar un buen verano.

  

  • No te expongas de forma prolongada al sol, y evita salir durante las horas de máximas temperaturas. Durante el embarazo, la temperatura corporal acostumbra a aumentar, haciendo más difícil soportar las altas temperaturas de los meses de verano.
  • Bebe abundante agua, es importante una buena hidratación para evitar mareos y sofocos.
  • Evita el sedentarismo. Durante el embarazo la circulación sanguínea se ve perjudicada y las piernas tienden a hincharse, si le sumamos el calor y el sedentarismo, estos síntomas pueden empeorar, así que sal a andar a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, fuera de las horas de sol, cuando bajan las temperaturas.
  • Adopta posturas circulatorias para favorecer el retorno venoso. Pincha aquí para ver algunas recomendaciones.
  • Realiza ejercicios de kegel para activar la circulación perineal y evitar congestión en la zona.
  • Disminuye la cantidad de sal en las comidas, ya que ésta hará que retengas más líquidos y te sientas más hinchada.
  • Evita comidas copiosas de alto valor calórico. Los vegetales, legumbres y frutas son una buena opción para ésta época del año. Come cantidades pequeñas varias veces al día para facilitar la digestión.
  • Si te gusta ir a la playa, ten precaución con las posturas que adoptas. Recuerda que no es recomendable pasar mucho rato tumbada boca arriba, ya que existe riesgo de sufrir el "síndrome del supino". Puedes llevar una silla de playa para poder sentarte cómodamente.
  • Aprovecha los beneficios del mar. Bañarte ayudará a activar y mejorar tu circulación sanguínea, y la flotación favorecerá al descanso de tu cuerpo.
  • Utiliza protectores solares adecuados, ya que durante el embarazo existe mayor riesgo de pigmentación de la piel ante la exposición solar.
  • Utiliza ropa transpirable (incluida la ropa interior).
  • Evita sandalias totalmente planas o tacones excesivamente altos. Lo ideal es una altura de unos 2-3 centímetros. Es recomendable que te agarren bien el pie para disminuir el riesgo de torceduras y caídas.
  • Ventila bien la casa, abre ventanas y mantén las persianas bajas para mantener el ambiente fresco.
  • Si te sientes muy acalorada, date un baño templado para ayudar a regular tu temperatura corporal.
  • Guarda tu crema hidratante en la nevera, así cuando te la apliques te refrescará todo el cuerpo.

Estas son algunas recomendaciones para sentirte mejor y disfrutar de tu embarazo en verano. Si sientes cualquier molestia fuera de lo normal, acude a tu especialista.

Leer más

10 RAZONES PARA COMPRAR ROPA DE LACTANCIA

¿POR QUÉ COMPRAR ROPA DE LACTANCIA?

 

A menudo surge la duda de si realmente es necesario comprar ropa de lactancia.

Podemos decir que la ropa de lactancia no es un elemento totalmente indispensable, sin embargo, existe y es muy útil, de ahí su razón de ser.

 

Decálogo de ¿por qué comprar ropa de lactancia? 

 

PORQUE...

 

  1. - ...con el cambio de armario siempre necesitamos algo nuevo y fresco.
  2. -...nos dejamos los cuernos buscando ropa que nos permita sacar la teta por aquí o por allá.
  3. -...en poco tiempo acabamos deformando las camisetas de tanto estirarlas para descubrir el pecho.
  4. -...las maniobras con fulares y pañuelos si queremos taparnos en ciertos lugares públicos son un engorro.
  5. -...nos facilita el acceso al pecho en un abrir y cerrar de ojos.
  6. -...nos permite ser tan discretas como deseemos.
  7. -...ya quedó atrás la época en que la ropa de lactancia era fea y obsoleta.
  8. -...podemos ir guapas y seguir estando cómodas con nuestros bebés.
  9. -...es apta para todos los bolsillos.
  10. -...es ropa normal y corriente, así que la podemos seguir usando cuando dejemos de dar el pecho.

Cuando hablamos de comprar ropa de lactancia, hablamos por tanto de invertir en moda, en comodidad, en calidad de vida. ¿A quién no le gusta ir cómoda y sentirse guapa?

 

La ropa de lactancia Mamaktual es para todas esas mamis 10 de hoy en día, ¡ mamis fuertes, modernas, valientes, elegantes, viajeras, guapas, trabajadoras y bonitas! Y tu, ¿cómo eres?

 

Entra en mamaktual.com y visita la tienda online.

 

Leer más 0 comentarios

cuidados del suelo pélvico en el embarazo

Durante el embarazo es frecuente que la mujer empiece a prestar atención a determinadas partes de su cuerpo que posiblemente no había tenido en cuenta antes.

Es el caso de la musculatura del suelo pélvico,  que a menudo se descubre en revistas de embarazo, en la consulta del ginecólogo, gracias a la matrona, o por otras mujeres embarazadas.

 

No es raro recibir informaciones contradictorias al respecto de como cuidar el suelo pélvico durante ésta etapa, así que vamos a intentar darte las claves para mantener tu musculatura perineal en buen estado:

 

Realiza una visita al fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. Éste realizará una valoración exhaustiva del estado de tu musculatura y te dará una pauta de ejercicios adaptada a tus posibilidades. Este primer paso es importante para valorar la capacidad contráctil del periné y descartar posibles hipertonías en la zona.

 

Realiza tu pauta de ejercicios perineales (ejercicios de Kegel) a diario. Ésto te permitirá no sólo mantener la capacidad muscular, sinó también mantener una mejor circulación sanguínea en la zona, mayor aporte de oxígeno y menor congestión, disminuyendo el riesgo de sufrir molestias, varices vulvares o hemorroides.

 

Adopta posturas derivatorias que favorezcan el retorno circulatorio. De este modo disminuirás el riesgo de congestión perineal.

 

Evita el sedentarismo, ya que éste a menudo es sinónimo de mala circulación y estreñimiento. El estreñimiento es uno de los factores causantes de problemas en el suelo pélvico. 

 

Controla el aumento de peso. El aumento de peso propio del bebé (útero), genera una gran demanda de sostén al suelo pélvico. Si añadimos un aumento de peso adicional propio de la madre, éste se verá sometido a una presión excesiva, lo que le llevará a debilitarse en mayor grado.

 

Evita las actividades de impacto. Todas aquellas actividades (deportivas o no) que generen impacto sobre el suelo pélvico (correr, saltar...) contribuirán a su deterioro.

 

Controla los aumentos de presión abdominal. Éstos provocan a su vez un aumento de presión en el suelo pélvico debilitándolo. Los aumentos de presión abdominal se producen durante todo el día en cualquier actividad cómo toser, agacharnos, incorporarnos frontalmente, ante un esfuerzo, etc. Es recomendable realizar movimientos controlados (incorporarnos de lado, con la ayuda de los brazos, etc.) y evitar el bloqueo de la respiración ante el esfuerzo. Es recomendable, por tanto, realizar cualquier esfuerzo en fase espiratoria para disminuir la presión que le llega al periné.

 

Realiza el masaje perineal a partir de la semana 34 de embarazo. De este modo prepararás tu suelo pélvico para el parto disminuyendo el riesgo de traumatismo perineal. ( Puedes consultar como realizarlo correctamente aquí ).

 

Aunque es cierto que durante el embarazo los cambios hormonales no ayudan al estado y potenciación del suelo pélvico, todas estas medidas te pueden ayudar a mantenerlo en el mejor estado posible durante el embarazo, y a disminuir el riesgo perineal en el parto, favoreciendo así una mejor recuperación postparto. Así que no lo dudes, ¡empieza ya!

Leer más

¿conoces realmente el masaje infantil?

Leer más

ya he dado a luz, ¿y ahora qué?

Leer más

problemas miccionales en niños y niñas

¿Cuándo tiene nuestro/a hijo/a un problema urinario? ¿Es normal que se le escape el pipí? ¿Qué podemos hacer?

Leer más

incontinencia anal tras el parto: el gran tabú

Leer más

los secretos de las bolas chinas

Las bolas chinas tienen origen japonés, poco después su uso se fue popularizando entre las gueishas chinas para fortalecer su suelo pélvico con el fin de dar más placer a los hombres.

Actualmente se venden en sex shops como un producto destinado al juego y al placer sexual, sin embargo, su mayor secreto reside en los beneficios que pueden aportar al suelo pélvico de la mujer si se realiza un entrenamiento correcto. Una muestra de ello es que ya se han empezado a distribuir en farmacias.

Entre los beneficios que nos pueden aportar las bolas chinas, podemos destacar la mejora del tono y de la fuerza muscular del suelo pélvico, provocan un aumento de vascularización en la zona y, por tanto, una mayor oxigenación y mejora de la calidad de los tejidos, así como mejora de la lubricación vaginal.

A nivel estético y de fabricación, las bolas chinas actuales difieren bastante de las originales; podemos encontrar en el mercado distintos modelos muy versátiles en cuanto a estructura (1 o 2 esferas), material, tamaño y peso. Esto puede generar dudas a la hora de comprar las bolas chinas más adecuadas para una misma.

¿Qué debemos tener en cuenta al adquirir unas bolas chinas?

En primer lugar, debemos dejar claro que las bolas chinas no son la primera elección para alguien con problemas de suelo pélvico. En ese caso, debe ser el fisioterapeuta especializado en suelo pélvico quien valore y recomiende, o no, el uso de este dispositivo.

Para empezar el entrenamiento, será suficiente con utilizar los dispositivos de 1 única esfera. Además, debemos fijarnos en el tamaño y el peso de la misma. Por norma general, hay que empezar de mayor tamaño a menor (cuanto más pequeña sea, más fácilmente caerá), y de menor peso a mayor (a mayor peso, más dificultad para retenerla). Otra característica importante a tener en cuenta será el material con el que está recubierta la esfera, así cómo la tira para su extracción que la acompaña; lo ideal es que sea un material hipoalergénico de alta calidad.

Progresivamente, podemos pasar al trabajo con los dispositivos de 2 esferas. Es interesante que las dos esferas puedan tocar-se entre sí, ya que dentro de la vagina, éste choque contribuirá a la estimulación de las paredes vaginales. Hay que evitar entonces los dispositivos que tienen una estructura rígida entre ambas esferas impidiéndoles chocar entre sí. 

En cuanto a la higiene, puedes esterilizar las bolas antes de estrenarlas, pero no será necesario hacerlo después de cada uso; será suficiente con lavarlas con agua y jabón (de ph neutro, o jabón de higiene íntima). Es importante dejar que las bolas se sequen "al aire" y una vez secas, es recomendable guardarlas envueltas en una toalla para que absorba la posible humedad restante.

Los estudios científicos indican que es suficiente con 30-60 minutos de trabajo diarios. La recomendación es realizar el entrenamiento durante 2-3 meses y luego descansar al menos 1-2 meses más para evitar la acomodación de las estructuras.

Una vez tengas la/s bola/s china/s en la cavidad vaginal, éstas ya trabajan por sí solas aunque, si lo deseas, puedes aprender a sacar más partido a tus bolas chinas en las charlas y talleres de mamaktual.

Leer más

¿cómo afecta el estrés a nuestro bebé?

Leer más

¿es necesaria la recuperación postparto después de un parto por cesárea?

Después de un parto vaginal, muchas mujeres toman consciencia de la necesidad de realizar un trabajo de recuperación postparto si sienten que su periné se ha dañado durante el expulsivo.

Por contra, aquellas mujeres que tienen un parto sin desgarros ni episiotomías, o bien un parto por cesárea, acostumbran a creer que no necesitan hacer una recuperación postparto ya que aparentemente su periné no se ha visto dañado.

 

Nada más lejos de la realidad, puesto que la recuperación postparto no es algo que se deba hacer sólo si se sufre un desgarro o episiotomía, sino que es un proceso orientado a la recuperación de la faja abdominal y del suelo pélvico, tanto a nivel de estructura cómo de función.

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia radicalmente, sometiendo a ciertas estructuras a sobreesfuerzos nunca antes exigidos, cómo es la gran distensión de la faja abdominal para poder albergar al bebé, y la exigencia del sostén de todo el aumento peso y de presión para el suelo pélvico.

 

El organismo tarda meses en modificar estas estructuras, y no podemos creer que en unas horas de parto, o en unos días,  por el hecho de que el volumen abdominal desaparezca, todo va a volver a estar cómo antes de empezar. Es lógico pensar que habrá que trabajar la faja abdominal y el suelo pélvico para que estas estructuras recuperen su forma y función.

 

La mujer que ha tenido un parto por cesárea, debe poner énfasis en la recuperación de su faja abdominal, la cual ha recibido, además, una incisión para poder sacar al bebé a través de ella. Por supuesto, también debe tener en cuenta su suelo pélvico, el cual ha estado sometido durante meses al mismo esfuerzo que el del resto de mamás que hayan tenido un parto vaginal.

Además, debe prestar especial atención a su cicatriz abdominal, la cual debe trabajarse con el masaje de cicatriz para evitar adherencias, prevenir  disfunciones abdominales, y mejorar del aspecto estético de la misma.

Es recomendable realizar una valoración postparto de fisioterapia para que el/la fisioterapeuta obstétrico/a pueda guiar a la mujer en este proceso y ayudarla ante cualquier complicación que se pueda presentar.

 

Estas indicaciones resultan de vital importancia ya que la faja abdominal y el suelo pélvico trabajan cómo una unidad, y el hecho de que uno de los dos falle, afectará también al otro, es decir, que si uno está en mal estado, el otro acabará también debilitándose pudiendo desencadenar disfunciones cómo  son la incontinencia de orina, los prolapsos o disfunciones sexuales, entre otras.

Leer más

cómo disminuir el riesgo de traumatismo perineal en el parto

 

Muchas mujeres sufren algún tipo de traumatismo perineal en el parto, (especialmente si es el primero) ya que en ocasiones el tejido se desgarra espontáneamente, y en otros casos, se realiza una episiotomía.

 

La práctica de la episiotomía de forma sistemática no está justificada según la OMS, y en España la tasa de realización oscila entre el 70-90%.

 

La preparación de la musculatura perineal durante el embarazo con la realización de ejercicios de Kegel y con el masaje perineal, así cómo la protección adecuada del periné durante el parto, son alternativas válidas frente a la práctica de la episiotomía.

 

 

Los ejercicios de Kegel se realizan haciendo contracciones de la musculatura de la zona perineal, cómo si de retener la orina o los gases se tratase.

 

Éstos ejercicios ayudan a mejorar el estado de la musculatura perineal, contribuyendo a mejorar el tono y la fuerza muscular, así cómo su capacidad contráctil, mejora de la vascularización y disminución de la congestión.

 

 

El masaje perineal se realiza con la finalidad de contribuir a mejorar la calidad de los tejidos de la zona perineal en cuanto a congestión y elasticidad, pudiendo reducir así el riesgo de desgarros y episiotomías.

 

Estudios recientes recomiendan empezar a realizar el masaje a partir de la semana 34 de embarazo, ya que no existe evidencia científica de que por empezar antes se obtengan mejores resultados.

 

Éste masaje puede realizarselo la mujer a sí misma, aunque si el volumen abdominal supone un obstáculo, siempre puede realizárselo su pareja, o, en su defecto, su fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

 

Se recomienda realizar 5-10 minutos de masaje un mínimo de 3-4 veces a la semana.

 

Para la realización del masaje es recomendable utilizar algún tipo de aceite (lo más natural posible ya que éste entrará en contacto con la mucosa vaginal), éste hará la función de lubricante e hidratante a su vez. Los más utilizados suelen ser el aceite de rosa mosqueta,  aceite de almendras dulces, e incluso aceite de oliva virgen.

 

A la hora de realizar el masaje, debemos tener en cuenta ciertos aspectos cómo lavarse previamente las manos, aplicarse algún tipo de compresa o baño templados en la zona (para relajar), y estar lo más cómoda posible para favorecer la relajación de las estructuras.

 

Si la zona perineal está congestionada es posible que el masaje resulte molesto al principio, así que lo mejor es empezar de forma progresiva y ser constante, a medida que pasen los días la tolerancia irá en aumento.

 

 

La región perineal a menudo resulta desconocida por muchas mujeres pudiéndoles resultar difícil tanto la realización de los ejercicios de Kegel cómo del masaje perineal. El/la fisioterapeuta especializado en suelo pélvico es el profesional que puede realizar una valoración de la zona perineal y dar a la mujer, de forma personalizada, las instrucciones necesarias para preparar su periné tanto con los ejercicios cómo con el masaje perineal.

 

Leer más