¿Embarazada? ¡Sobrevive al verano!

 

Si estás embarazada, con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas es posible que sufras algún malestar añadido, especialmente si te encuentras ya en el último trimestre de embarazo.

 

Aquí te dejamos algunas recomendaciones saludables a tener en cuenta para pasar un buen verano.

  

  • No te expongas de forma prolongada al sol, y evita salir durante las horas de máximas temperaturas. Durante el embarazo, la temperatura corporal acostumbra a aumentar, haciendo más difícil soportar las altas temperaturas de los meses de verano.
  • Bebe abundante agua, es importante una buena hidratación para evitar mareos y sofocos.
  • Evita el sedentarismo. Durante el embarazo la circulación sanguínea se ve perjudicada y las piernas tienden a hincharse, si le sumamos el calor y el sedentarismo, estos síntomas pueden empeorar, así que sal a andar a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, fuera de las horas de sol, cuando bajan las temperaturas.
  • Adopta posturas circulatorias para favorecer el retorno venoso. Pincha aquí para ver algunas recomendaciones.
  • Realiza ejercicios de kegel para activar la circulación perineal y evitar congestión en la zona.
  • Disminuye la cantidad de sal en las comidas, ya que ésta hará que retengas más líquidos y te sientas más hinchada.
  • Evita comidas copiosas de alto valor calórico. Los vegetales, legumbres y frutas son una buena opción para ésta época del año. Come cantidades pequeñas varias veces al día para facilitar la digestión.
  • Si te gusta ir a la playa, ten precaución con las posturas que adoptas. Recuerda que no es recomendable pasar mucho rato tumbada boca arriba, ya que existe riesgo de sufrir el "síndrome del supino". Puedes llevar una silla de playa para poder sentarte cómodamente.
  • Aprovecha los beneficios del mar. Bañarte ayudará a activar y mejorar tu circulación sanguínea, y la flotación favorecerá al descanso de tu cuerpo.
  • Utiliza protectores solares adecuados, ya que durante el embarazo existe mayor riesgo de pigmentación de la piel ante la exposición solar.
  • Utiliza ropa transpirable (incluida la ropa interior).
  • Evita sandalias totalmente planas o tacones excesivamente altos. Lo ideal es una altura de unos 2-3 centímetros. Es recomendable que te agarren bien el pie para disminuir el riesgo de torceduras y caídas.
  • Ventila bien la casa, abre ventanas y mantén las persianas bajas para mantener el ambiente fresco.
  • Si te sientes muy acalorada, date un baño templado para ayudar a regular tu temperatura corporal.
  • Guarda tu crema hidratante en la nevera, así cuando te la apliques te refrescará todo el cuerpo.

Estas son algunas recomendaciones para sentirte mejor y disfrutar de tu embarazo en verano. Si sientes cualquier molestia fuera de lo normal, acude a tu especialista.