¿es necesaria la recuperación postparto después de un parto por cesárea?

Después de un parto vaginal, muchas mujeres toman consciencia de la necesidad de realizar un trabajo de recuperación postparto si sienten que su periné se ha dañado durante el expulsivo.

Por contra, aquellas mujeres que tienen un parto sin desgarros ni episiotomías, o bien un parto por cesárea, acostumbran a creer que no necesitan hacer una recuperación postparto ya que aparentemente su periné no se ha visto dañado.

 

Nada más lejos de la realidad, puesto que la recuperación postparto no es algo que se deba hacer sólo si se sufre un desgarro o episiotomía, sino que es un proceso orientado a la recuperación de la faja abdominal y del suelo pélvico, tanto a nivel de estructura cómo de función.

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia radicalmente, sometiendo a ciertas estructuras a sobreesfuerzos nunca antes exigidos, cómo es la gran distensión de la faja abdominal para poder albergar al bebé, y la exigencia del sostén de todo el aumento peso y de presión para el suelo pélvico.

 

El organismo tarda meses en modificar estas estructuras, y no podemos creer que en unas horas de parto, o en unos días,  por el hecho de que el volumen abdominal desaparezca, todo va a volver a estar cómo antes de empezar. Es lógico pensar que habrá que trabajar la faja abdominal y el suelo pélvico para que estas estructuras recuperen su forma y función.

 

La mujer que ha tenido un parto por cesárea, debe poner énfasis en la recuperación de su faja abdominal, la cual ha recibido, además, una incisión para poder sacar al bebé a través de ella. Por supuesto, también debe tener en cuenta su suelo pélvico, el cual ha estado sometido durante meses al mismo esfuerzo que el del resto de mamás que hayan tenido un parto vaginal.

Además, debe prestar especial atención a su cicatriz abdominal, la cual debe trabajarse con el masaje de cicatriz para evitar adherencias, prevenir  disfunciones abdominales, y mejorar del aspecto estético de la misma.

Es recomendable realizar una valoración postparto de fisioterapia para que el/la fisioterapeuta obstétrico/a pueda guiar a la mujer en este proceso y ayudarla ante cualquier complicación que se pueda presentar.

 

Estas indicaciones resultan de vital importancia ya que la faja abdominal y el suelo pélvico trabajan cómo una unidad, y el hecho de que uno de los dos falle, afectará también al otro, es decir, que si uno está en mal estado, el otro acabará también debilitándose pudiendo desencadenar disfunciones cómo  son la incontinencia de orina, los prolapsos o disfunciones sexuales, entre otras.